"Las virtudes, como los músculos, si no se ejercitan se atrofian"

sábado, 21 de enero de 2012

¿Cómo "transformarme" en una oferta profesional atractiva?

¿Cómo "transformarme" en una oferta profesional atractiva?

¿Cómo lograr que lean mi CV? ¿Cómo incrementar las posibilidades de ser llamado a una entrevista personal? ¿Qué comportamientos debo adoptar en una entrevista para mejorar mis posibilidades?
En mi experiencia como coach profesional, el desafío más importante que enfrentamos cuando buscamos trabajo, es superar nuestras creencias limitantes.
Cuando nos planteamos que es imposible conseguir trabajo por ej. “para alguien de mi edad” (*), cuando dudo de mis propias capacidades (frente a la cantidad de personas de similar perfil que existen en el mercado) o peor aún, cuando considero que “no me lo merezco” (por haber sido por ej. despedido de mi trabajo anterior), estamos dando lugar a nuestras inseguridades y temores más profundos.
Debemos tener muy en cuenta que nuestros resultados dependerán no sólo de los desafíos del entorno (que están allí y no hay nada que yo pueda hacer para modificarlos) sino fundamentalmente de nuestra capacidad de respuesta frente a ellos (sobre los que yo si puedo efectivamente trabajar).

En otras palabras, podemos “sufrir” el proceso o abrirnos a la posibilidad del aprendizaje que la experiencia nos ofrece. Aquí la aceptación, la voluntad de aprender y la paciencia serán virtudes esenciales.

A continuación, algunos aspectos que creo son importantes tener en cuenta:
A) Cómo diseñar una oferta "poderosa"

Una oferta sólo es atractiva cuando se hace cargo de la necesidad del otro. Para ello debemos primero “escuchar” antes de hablar.

Tomá conocimiento del negocio y el mercado de influencia de la empresa. Tal vez conozcas personas que hayan trabajado o aún trabajen en la empresa y puedan aportarte información valiosa sobre ella.

¡Ganáte la simpatía del selector desde el principio! Que tu CV no tenga más de 2 páginas. Al selector no le interesa saber cuántos cursos hiciste o cuáles son tus hobbies preferidos.
Diseñá un CV “personalizado” para cada búsqueda. Esto puede resultarte “trabajoso” pero recordá que el principal objetivo del CV es lograr concretar una entrevista personal.
Poné el foco en lo que sos capaz de “hacer”. Para ello informá de tus logros concretos pasados que tengan relación directa con los requerimientos de la empresa (Ej. "Reduje en un 10 % los costos operativos del sector a mi cargo").
B) Cómo comunicar activamente tu "oferta"

Una oferta no conocida, es una oferta inexistente. ¡Recurrí a tu red de contactos! Es mucho más numerosa de lo que te imaginás.

Ellos no tienen la obligación de darte un nuevo trabajo, pero pueden tomar conocimiento de la existencia de una oferta laboral que podría ser para vos.

Además pueden presentarte a su propia red de contactos. Aseguráte que sepan que estás en la búsqueda de nuevos horizontes y así tus posibilidades se expandirán.

Ingresá tu CV a los bancos de datos de los portales de las diversas empresas/consultoras. No lo envíes por mail (excepto que un aviso así te lo solicite), dado que no se puede administrar la información y los selectores lo archivarán (en el mejor de los casos) o directamente lo eliminarán.

En el caso de responder a un aviso publicado, cuidá de cumplir con todos los requisitos de información que te solicitan. Hay muchos portales o selectores que eliminan las postulaciones que no cumplimentan toda la información solicitada. En el caso de que soliciten foto, enviaría una foto 4 x 4 (no de cuerpo entero).


C) Cómo preparar la entrevista

Aquí aparecen las preguntas que pondrán en duda tus posibilidades (ej. ¿Me tomarán a pesar de ...?

La única pregunta que realmente te debés contestar es: ¿Qué recursos y capacidades tengo que a ellos les será particularmente útil. Poné el foco en la abundancia, no en la escasez.
Practicá la entrevista con algún amigo (si es de Recursos Humanos mejor).
Para ello te invitamos a que durante la "práctica" tomes en cuenta lo siguiente:
1) Mantené en todo momento contacto visual y tratá de “acompasar” el ritmo y el tono de voz del que te está entrevistando.
2) Respondé a las preguntas sobre tus habilidades desde el modelo “STAR” (Situación, Acción y Resultado). Por ej. ¿Cómo te considerás como líder? Exponé alguna circunstancia en la que expliques cómo aplicaste tu liderazgo con alguien de tu equipo y que el resultado haya sido exitoso (detallá acciones concretas que hiciste, no opiniones de "cómo" lo hiciste).Ello reforzará tu confianza y le mostrará al selector tu capacidad de gestión.
3
) Incliná tu cuerpo ligeramente hacia “adelante” cuando expongas. Ello te ayudará a “sentirte” más seguro y resolutivo en tu accionar.

Al finalizar la entrevista, conversá con el otro sobre aquellas cosas que "hiciste bien" (para tomar conciencia y reforzarlas) y aquellos aspectos que podrías trabajar y mejorar.

Ello contribuirá a disminuir tu ansiedad y sentirte más confiado cuando llegue "el momento de la verdad".

D) Cómo mantener una actitud "positiva"

No esperes para agradecer y celebrar cuando consigas finalmente el trabajo. ¡Celebrá los pequeños logros que vas obteniendo! Cuando te llamen a la primera entrevista, ya es un momento para celebrar. Ello te muestra que tu perfil profesional sigue siendo considerado en el mercado laboral.

Y si el proceso no llega a un final exitoso… pues valorá el aprendizaje obtenido. Ello contribuirá a que cada vez te encuentres más cerca de lograrlo!
(*) Nota: El autor es voluntario en la Asociacion Diagonal (www.diagonal.org.ar). Se trata de una ONG que capacita a mayores de 45 años para ayudarlos a lograr su reinserción laboral. Los invitamos a visitar su página.