"Las virtudes, como los músculos, si no se ejercitan se atrofian"

domingo, 18 de marzo de 2012

'El Padrino', la leyenda cumple 40 años

'El Padrino', la leyenda cumple 40 años
Marlon Brando como Don Vito Corleone
Ya han pasado cuatro décadas desde el estreno de la primera parte de la trilogía de ‘El Padrino’. En 1972, las estrellas de la Paramount rodeaban en círculo y en silencio al pico de su logotipo y, sobre un fondo negro, comenzaban a sonar las primeras notas de la magistral banda sonora compuesta por Nino Rota. La Paramount Pictures presentaba ‘El Padrino’, deMario Puzo, de una forma sobria y clásica mediante el inconfundible estilo de las palabras: ‘The Godfather’, sujetadas por una mano anónima como si fueran una marioneta y, tras las cuales, daba comienzo una de las películas más valoradas y elogiadas de la historia del cine.
Cuarenta años desde que Bonasera, el funerario, rompía el hielo en un ambiente oscuro y tenebroso pidiendo justicia para su hija a Don Vito Corleone, el día de la boda de su hija, en una escena inicial donde vemos por primera vez a Marlon Brando, vestido de smoking con una rosa en el ojal de la solapa, sentando tras su mesa de despacho con un gato que se encontró un día de camino al rodaje en el regazo, escuchando atentamente al pobre de Bonasera, “pedir venganza sin ningún respeto”.

Todo comenzó cuando Mario Puzo, ahogado en un mar de deudas, decidió escribir un libro cuyos derechos pudiera vender a una productora con el fin de salir de su apretada situación económica. La novela, que en un principio se iba a titular 'The Mafia', trataría sobre una familia mafiosa ambientada en la década de los 40. Una vez acabada, ya con su título definitivo: ‘The Godfather” (‘El Padrino’), se convirtió en todo un éxito de ventas y la Paramount comenzó a moverse para poner en marcha el proyecto. La productora, que no pasaba por su mejor momento económico, buscó a la desesperada un éxito de taquilla a un coste mínimo. Para ello contrató a un director italoamericano, sin demasiado éxito y arruinado que, en un principio, no se mostró muy partidario de aceptar. ¿Su nombre? Francis Ford Coppola.
Con la novela y el director elegidos, el proyecto comenzaba tomar forma. Los primeros momentos tensos entre la productora y el director vinieron a la hora de escoger el reparto. Coppolapropuso a Marlon Brando para interpretar a Don Vito Corleone. No lo tuvo nada fácil al ser considerado por muchos un actor caro y medio acabado, aunque finalmente pudo participar en la película gracias a la firmeza del director y a una rebaja considerable de salario. También propuso a un desconocido Al Pacino para interpretar al hijo del Don, Michael Corleone. A cambio de la incorporación de Pacino, Coppola cedió ante la presión de la productora que insistía en que aceptara a James Caan en el papel de otro de los hijos del Don: el violento, impulsivo y mujeriego Santino ‘Sonny’ Corleone. Para el papel de Sonny, se tuvo en mente la incorporación de Robert De Niro que finalmente participaría en la segunda parte de la trilogía dando vida a Vito Corleone de joven. Una interpretación que le valdría un Oscar en 1974.
A las presiones de la productora para que la película se ajustara a los plazos y al presupuesto, se sumaron las de los propios miembros del crimen organizado de Nueva York que intentaron sabotear el rodaje, pues veían en el proyecto una publicidad muy negativa y perjudicial para su “negocio”. Se dice que una reunión entre los ejecutivos de la Paramount y los perjudicados en cuestión, solucionó el conflicto con un acuerdo por el que la productora se comprometía a no incluir la palabra ‘Mafia’ en ninguna parte del guión a cambio de que se acabaran las amenazas.
Y no se quedan ahí las conexiones de ‘El Padrino’ con la ‘Cosa Nostra’ norteamericana. A miembros del reparto como Gianni Russo quien da vida a Carlo, el marido de Connie Corleone, oLenny Montana, el temido Luca Brasi en la ficción, se les ha conectado en la vida real a capos mafiosos. Así mismo Al Martino, un cantante con conexiones en el mundo del hampa, se hizo con el papel de Johnny Fontane, el ahijado de Vito Corleone, recurriendo a su verdadero padrino en la realidad al no haber podido convencer a Coppola de que le incluyera en el reparto.
Fue el personaje de Johnny Fontane, un cantante y actor de origen italoamericano con contactos entre la mafia a los que recurre cuando las cosas no le van bien, el que sacó de sus casillas al mismísimo Frank Sinatra, que intentó poner fin al rodaje por todos los medios al considerar que se trataba de una copia y una ofensa hacia su persona.
Sin embargo, a pesar de las diversas dificultades o contratiempos, tras seis meses de rodaje, ‘El padrino’ llegó a los cines donde, tras su estreno, se convirtió en un auténtico éxito de taquilla multiplicando sus beneficios día tras día. También triunfó en las ceremonias de entrega de galardones de ese año obteniendo cinco Globos de Oro y tres Premios Oscar (Mejor película, Mejor guión adaptado y Mejor actor principal). Nino Rota, a pesar de ganar el Globo de Oro a la Mejor banda sonora, fue descalificado de las nominaciones a los Oscar al considerar que había tomado parte de su obra en ‘Fortunella’ para componer la legendaria banda sonora de la trilogía.
Pasados los años ‘El Padrino’ se ha convertido en toda una leyenda del cine y en una obra imprescindible para todo cinéfilo que se precie. El efecto ‘El Padrino’ ha calado en la cultura popular hasta el extremo de convertirse en una obra inmortal e inmune al paso del tiempo, siendo, tal vez, una de las denominadas “películas de culto” menos controvertida y con mayor aceptación entre el público general.
Volver a ver la trilogía de 'El Padrino' o, en su defecto, verla por primera vez, es una oferta que ningún amante del cine puede rechazar.