"Las virtudes, como los músculos, si no se ejercitan se atrofian"

jueves, 17 de julio de 2014

CINE DE GESTIÓN: 'AL FILO DEL MAÑANA' - www.expansion.com

CINE DE GESTIÓN: 'AL FILO DEL MAÑANA'

Gestión del fracaso en los objetivos y metas

http://www.expansion.com/2014/07/09/emprendedores-empleo/opinion/1404927484.html?a=0afed4a6ffe0ced2c227a5c8cc99cdfd&t=1405610211

09.07.2014 Ignacio García de Leániz .

'AL FILO DEL MAÑANA'. Director: Doug Liman. Nacionalidad: Estados Unidos, 2014. Género: Ciencia-ficción. 'AL FILO DEL MAÑANA'. Director: Doug Liman. Nacionalidad: Estados Unidos, 2014. Género: Ciencia-ficción.
La película ofrece algunas claves sobre cómo asimilar el fracaso en la consecución de objetivos, los puntos de aprendizaje y cómo perfeccionar.

El planteamiento es sumamente original y nos recuerda al del Día de la marmota. Veamos el contexto: nuestro planeta ha sido invadido por unos seres inteligentes que nos tienen al borde la derrota total. En esta situación, al comandante William Cage –Tom Cruise– le encargan una misión casi suicida y resulta muerto. Entra entonces en un bucle temporal, en el que se ve obligado a luchar y morir una y otra vez junto a Rita Vrataski –Emily Blunt–, soldado de las Fuerzas Especiales.

Y aquí entra lo que más me interesa destacar: en lugar de tirar la toalla, el comandante Cage va tomando nota de las causas de sus reiterativos fracasos de su eterna misión y en este proceso de revisión y feedback, en lugar de buscar culpables va encontrando puntos de mejora y acciones correctoras. Por decirlo en términos cibernéticos, su actitud mental, como la de su compañera de combate, poseen un esquema de sistema abierto, con continuos puntos de aprendizaje y rectificación frente a un enfoque más pobre y rígido como es el del sistema cerrado.

Esta progresiva pero dolorosa mejora en la consecución de la meta final, se descompone en unos hitos intermedios –objetivos– que le van dando a la pareja protagonista la necesaria motivación para persistir en la misión bélica asignada. Y es muy interesante cómo el inexperto comandante Cage va cumpliendo sin ser muy consciente de ello, los estadios de progreso en destrezas y nivel de desempeño tan habituales en nuestros equipos de trabajo. Éstas son sus fases de desarrollo profesional:

1. Fase de incompetencia inconsciente
Lo característico de esta fase es que, como le sucede a Cage, se tiene un bajo nivel de competencia en ese conjunto de tareas que ha de realizar y un elevado nivel de compromiso al desconocerse las dificultades que van a aparecer. De ahí que sea la encarnación del prototipo de Incompetente Inconsciente, o en términos más coloquiales principiante entusiasta, que ocupa los primeros veinte minutos de la película.

2. Fase de incompetencia consciente
Pero en sus primeros despertares y reinicios de su misión militar en la que no logra –como en una pantalla de videojuego– superar el obstáculo del desembarco en la playa, se le muestran a Cage la cara amarga del fracaso y la dificultad del proyecto. Este descubrimiento del umbral de incompetencia y falta de logro produce una bajada drástica en su motivación, como sucede en nuestros equipos.

Es lo que en la curva de desarrollo se llama entrar en el valle de la desesperanza, donde se ve la meta imposible y el mayor deseo es abandonar, debido a una baja autoestima. En el caso de nuestro protagonista, esto se traduce en un tener que volver a morir de nuevo. A esta incompetencia ya consciente le podemos llamar el síndrome del aprendiz desencantado.

3. Fase de competencia consciente
Pero gracias a la ayuda instructiva de la soldado Vrataski y a un durísimo entrenamiento tras sus diversos despertares, Cage va adquiriendo las habilidades necesarias en el uso y manejo de las herramientas de combate que hay que utilizar ante un enemigo tan fuerte como inteligente.
Poco a poco se van alcanzando nuevos objetivos bélicos (superar la playa) y ello hace que se dispare la motivación de logro y se eleve la autoestima de nuestro comandante, que tiene ya una competencia media-alta. Pero que por eso sigue necesitando instrucción y apoyos en su condición de todavía competente consciente o experto inseguro.

4. Fase competencia inconsciente
Definida por un alto nivel de competencia y alto nivel de compromiso o motivación, el último tercio de la película nos muestra cómo actúa un equipo profesional (en este caso Cage y Vrataski), en esta fase donde se han interiorizado las competencias necesarias y adquirido otras nuevas insospechadas (aquí las de innovación y creatividad). De ahí que se pueda hablar coloquialmente ya de estrellas de la profesión. 

Aplicación del Método ABC 
Pero junto a ello resulta a mi juicio muy relevante ver cómo lo que permite en nuestra película la transición entre estas cuatro fases ha sido la aplicación de un enfoque de coaching tan simple pero eficaz como es el Método ABC desarrollado por Mike Leibling y Robin Prior, que consiste en plantearse preguntas enfocadas a tres etapas sucesivas:
- Preguntas A: Comprender la situación pasada
- Preguntas B: Comprender lo que podría ser mejor
- Preguntas C: Comprender cómo podría ser mejor

Es esta combinación de las preguntas de esta sencilla técnica que invita a la reflexión serena lo que hace conquistar objetivos de manera lenta pero sostenida a nuestra heroica pareja. Paradójicamente en un entorno tecnológico tan futurista. Por eso creo que ahí radica la profunda enseñanza de la película: hablemos menos y preguntémonos más. A lo mejor encontraríamos soluciones a nuestros también